Buscar
  • Laura Caraza Campos

Tarta de limón y merengue/ 8 personas


Para la base:

225 g de mantequilla

450 g de harina

½ taza más 2 cdas de leche

3 cdas de aceite de oliva

Para el relleno:

500 g de queso crema

¾ de taza de leche condensada

½ taza de jugo de limón

Para el merengue:

3 claras de huevo

250 g de azúcar glas

La base:

Precalienta el horno a 180 °C.

Engrasa y enharina un molde redondo de 9 pulgadas.

En la batidora, bate la mantequilla hasta que quede bien cremosa. Añade poco a poco la harina, enseguida la leche y por último el aceite. Sigue batiendo hasta que quede una masa homogénea que se despegue del tazón. Envuelve la mezcla en papel transparente y déjala reposar en el refrigerador durante una hora.

Extiende la pasta con un rodillo (de preferencia hazlo sobre una superficie fría y con harina para que no se pegue) y cubre el molde. Pica la base con un tenedor, cúbrela con papel de estaño y ponle encima dos tazas de frijol crudo (para que no se infle la base). Métela al horno de 15 a 20 minutos. Retira el papel con los frijoles y regrésela al horno 10 minutos más, cuando esté ligeramente dorada sácala del horno y déjala enfriar.

El relleno:

Licúa todos los ingredientes y vacía la mezcla sobre la base.

El merengue:

Bate las claras a punto de turrón, añade poco a poco el azúcar sin dejar de batir hasta lograr que la mezcla alcance el punto de merengue y brille.

Cubre la tarta con el merengue adornando en forma de picos (usa una duya o, en su defecto, con una espátula reparte uniformemente el merengue y ve levantando picos).

Flamea para que los picos adquieran un leve color dorado (puedes hacerlo con una salamandra o con la ayuda de un soplete para cocina).


7 vistas